Archive for enero 2014

Scorsese y Di Caprio, nada puede salir mal.

1 Comment »



Puro entretenimiento. Esas serían las dos palabras con las que definiría la última película de Martin Scorsese, un largometraje que rueda entre la comedia y la tragedia, cuya finalidad final no es más que hacer pasar al espectador un gran rato, un largo rato de divertimento. Tres horas de film que se desvanecen entre los dedos chasqueantes de Di Caprio.

Algunos puristas, o seudocinéfilos argumentan que la película no tiene una enseñanza final, algo que va más allá, cómo si tuviéramos que esperar del cine lo que se espera de esas frases copiadas y pegadas en Twitter, esas que antes de que el copia y pega haga su efecto ya se han olvidado. El que quiera una bonita moraleja que lea la fábula de la hormiga y la cigarra, una historia brutal de esfuerzo y superación.

Di Caprio está soberbio, eso hace mucho que dejó de ser noticia.

La película guarda un espíritu cachondo y caótico que engancha desde el principio. Esos quince minutos de Mathew McConaughey en pantalla van dibujando el perfil de la historia de una manera brillante. Un Mathew McConaughey al que hasta ahora yo sólo tenía en buena estima por la tremenda lista de mujeres que habían pasado por su bragueta.

Resalta también la manera en la que Scorsese es capaz de engranar gags más propios de comedias casposas para quinceañeros, y funcionan.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto en una sala de cine, y eso que tuve que presenciar la película desde la siempre incómoda primera fila. Los mareos de Di Caprio por consumir ese medicamento descatalogado y los míos al final de la proyección por tener la pantalla a 4 metros no distaron demasiado.

Acudan a verla sin ninguna pretensión, merece la pena.