Archive for mayo 2016

Una Champions que no se merece

No Comments »

Ya en frío, o a temperatura ambiente, esto fue lo que yo vi el sábado.

Vi un Madrid jugando en casa, porque esta es su competición, la que gana mientras se toma una cerveza, casi sin querer y, en ocasiones, sin merecerlo. Ninguno impuso su fútbol.El partido blanco fue gris; sin lustre. Solo los primeros compases, hasta el gol, nos dejaron al Madrid de la velocidad de Bale, el suave hacer de Benzema y la presencia de Cristiano. De este último, el portugués, basta con decir que estuvo, cuando no hace gol simplemente está, y amenaza, y a veces es suficiente.

Mi sensación tras el gol fue que el Madrid "ninguneó" al Atleti, cediéndole la pelota en un ejercicio de piedad y astucia, sabedores los blancos de que este Atleti con balón no es tan gigante. El Atleti lo intentaba, sobre todo, por su flanco izquierdo, por donde Koke y Filipe aprovechaban la constante exposición al dos para uno de Carvajal, cuyo expresso de Cardiff casi nunca llega a tiempo de salvarlo.

Bale no ayudó, pero su partido fue de una dimensión desproporcionada. Resulta curioso contemplar cómo en la época del fútbol físico y la metodología extrema un jugador puede marcar semejantes diferencias a base casi exclusivamente de piernas. Mientras Bale pudo correr el Madrid respiró.

Hubo otro partido paralelo; lo disputaron a un ritmo superior Casemiro y Gabi, por inteligencia y sacrificio. El brasileño sostuvo al equipo blanco en su peor momento. El del Atleti estuvo atento a su defensa, a su portero, a sus delanteros, al árbitro, y al tipo que servía refrescos en la grada.

Perder en los penaltis es feo, al igual que lo es ganar. Es un postre con un toque amargo; sabe a sudor propio y a lágrimas ajenas.

No mereces la victoria si no juegas bien, pero tampoco la mereces si fallas un penalti y perdonas la vida a un equipo mermado y casi hundido.

Leí el otro día a un madridista que “está bien que hayamos ganado la Champions. A ver si el año que viene, además de ganarla, también la merecemos”.